Tijeretas

Pertenecen al orden Dermaptera. Insectos alargado, con cercos parecidos a pinzas, generalmente muy curvados en el macho y mas finos y rectos en la hembra, y a menudo en contacto o apenas cruzados en el extremo.

Alas anteriores (élitros) cortas y corneas cuando existen. Alas posteriores, cuando existen, muy finas, complicadamente pegadas bajo los élitros y a menudo sobresaliendo por debajo de estos durante el reposo.

Muchas especies carecen de alas posteriores y de élitros. Pero incluso las especies con alas bien desarrolladas, no se muestran muy propensas a volar.

Estos insectos viven en el suelo, son nocturnos, se alimentan de materia vegetal y animal muerta.

Durante el día se esconden en grietas y debajo de las piedras.

Las hembras vigilan y cuidan de sus huevos, y algunas prolongan estos cuidados hasta que los jóvenes están bien desarrollados.

Las ninfas se parecen a los individuos adultos, pero sus cercos son muy finos.

Los individuos recién mudados son blancos o de color crema.

Dentro de este orden, destaca la familia Forficulidae, donde los individuos que la componen presentan alas bien desarrolladas, aunque las alas posteriores quedan escondidas debajo de los élitros durante el reposo.

Tijereta común

Forfícula auricularia

Tamaño

10-16 mm. de longitud.

Descripción

Insecto muy común y bien conocido.

Los cercos del macho son anchos y aplanados en la base, con un diente en el extremo de la parte aplanada. Alas posteriores totalmente desarrolladas y proyectadas más allá de los élitros. No pueden volar.

Biología

De hábitos nocturnos. A menudo se encuentran en gran número debajo de piedras y en tocones. También es frecuente encontrarla en árboles y arbustos durante el verano y en tierras de cultivo.

Especie vegetariana, se alimenta de las partes tiernas de los vegetales, pero también de insectos de cutícula blanda, como por ejemplo, pulgones.

Ciclo biológico

En invierno, la hembra pone 50 huevos en una cavidad en la tierra. En el cuidado de los huevos, los lame continuamente para eliminar las esporas de los hongos.

Las ninfas dejan la cavidad para buscar alimento, pero siempre vuelven junto a la madre. Después de la segunda muda, aproximadamente, se va desintegrando la familia. Si la hembra muere antes, las ninfas se la comen.